martes, 8 de marzo de 2016

8 de Marzo

Algo que no soporto de las fechas señaladas es que se marca una fecha para celebrarlo y que la gente no se olvide, pero después de este día las cosas seguirán igual y la gente se olvidará hasta el año que viene, es más, habrá habido gente que no se haya acordado hoy.

Hoy es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, pero no solo se reivindican este día los mismos derechos en el trabajo tanto para mujeres como para hombre, sino todos. Por todas esas madres que no pudieron hacer nada más por la "familia" más que someterse a las arras, o por las que lucharon por demostrar que no eran tan inútiles como se las quería hacer pensar, por aquella que soporta humillaciones por algo de comida, por esa mujer de tu vida que se preocupa cuando estás en cama. Nadie tiene que esforzarse menos que el otro para conseguir el mismo puesto de trabajo ni por razones de etnia, ni sexo, ni creencias.

Sigue pasando que la mujer se levante pronto para trabajar, aguante los gritos del jefe y los clientes, malas miradas de los compañeros por envidia, celos, asco o solo porque no la caen bien, llegar a casa agotada y limpiarla de arriba a abajo, poniendo el lavavajillas y la plancha, mientras el hombre de la casa ve su partido de fútbol. ¡Encima por un sueldo inferior al establecido para su puesto!

Puede que me halla puesto en el extremo o ni tan siquiera he llegado al punto culmen del colmo porque ya se sabe que la realidad supera a la ficción y te golpea, pero, aunque sea lo más extremo, ocurre y mucho más de lo que se cree e incluso se sabe. Si queremos cambiar esta situación hay que seguir con la lucha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario